Volver al índice
Cleopatra Interleng

CLEOPATRA, LA REINA QUE DOMINABA MÁS DE 9 IDIOMAS

Cleopatra es una de las mujeres más conocidas de la historia de la humanidad y una de las gobernantes más famosas de Egipto. Aunque era egipcia de nacimiento, pertenecía a una dinastía macedonia que se estableció en Egipto en el 305 a.C., cuando el general Ptolomeo Macedonio asumió el título de rey. Era hija del rey Ptolomeo XII y de la reina Cleopatra V.

A pesar del origen extranjero de la dinastía a la que pertenecía, Cleopatra era la única que dominaba la lengua egipcia y que había aprendido a leer jeroglíficos. Mientras que sus antepasados comandaron ejércitos a través de intérpretes, Cleopatra se comunicaba directamente. Fue una gran estadista con rica y amplia cultura, una mujer adelantada a su tiempo, tanto en la manera de pensar como en la forma de actuar.

 

En la época dorada, controlaba prácticamente toda la costa oriental del Mediterráneo, el último gran reino de cualquier soberano egipcio. Durante breve momento, tuvo el destino del mundo occidental en sus manos.

 

Ascendió al trono en el año 51 a.C contaba con 17/18 años aproximadamente y gobernó Egipto durante 22 años. Perdió el reino una vez, lo recuperó, casi lo perdió de nuevo, construyó un imperio y lo perdió todo. Nacida como Diosa de niña, fue reina con solo diecisiete años, una celebridad. Poco después fue el objeto de especulación y de veneración, de intriga y de leyenda. Una reina que se puede definir como «la más amada, odiada, alabada y denigrada de todos los tiempos”.

Fue una erudita, educada para el trono desde muy joven. La famosa biblioteca y el museo de Alejandría fueron su segundo hogar, era capaz incluso de recitar de memoria partes de la Ilíada y la Odisea de Homero.

A los 13 o 14 años, se graduó en el estudio de la retórica y aprendió a organizar sus pensamientos con precisión y a expresarlos con elegancia; sabía exactamente cuándo respirar, hacer una pausa, gesticular, levantar o bajar la voz. Tenía conocimientos de música, de historia y de ciencias políticas. Además, era muy buena en matemáticas, en literatura, en astronomía, en medicina, en geografía, en alquimia, en zoología etc.

Cleopatra intentó acceder a todo el saber de su época. Según los expertos, la reina faraona era «extremadamente culta», con sus conocimientos, todos los libros del mundo estaban abiertos para ella.

 

Probablemente, el mayor poder de seducción de Cleopatra residía en su conocimiento e inteligencia, era excepcional entre los gobernantes. Plutarco, un antiguo historiador y filósofo romano que escribió las biografías de Alejandro y Julio César, deja claro que Cleopatra era capaz de comunicarse somalí, parto, meda y otras que desconocemos. ¡Se cree que hablaba 17 idiomas! Pero aún no está confirmado y formará parte de la leyenda.

 

El conocimiento estratégico de la gran reina

Para alguien que reclutó mercenarios sirios, medos y tracios, definitivamente, hablar varios idiomas era una gran ventaja, como lo sería para cualquiera con ambiciones imperiales. También era de gran utilidad en una ciudad de gran diversidad étnica, a la que confluían inmigrantes de todo el Mediterráneo.

Un contrato de Alejandría, podría comprender incluso siete nacionalidades diferentes. El comercio más lucrativo de Egipto fue con la India: elegantes sedas, especias, marfil y elefantes recorrieron el Mar Rojo y las rutas de las caravanas. Es por eso que existían muchas razones para que Cleopatra dominara especialmente los idiomas de la región costera, incluidos el hebreo y el troglodita. Plutarco describe a la reina, como un instrumento con muchas cuerdas, que pasaba de un idioma a otro; de modo que había pocas naciones bárbaras a las que necesitaba dirigirse a través de un intérprete; con la mayoría hablaba personalmente en griego, hebreo, sirio, egipcio y arameo.

En cuanto al egipcio, el idioma más antiguo que se conoce, Cleopatra se aplicó diligentemente. Era una lengua formal y confusa, con una escritura particularmente difícil. La escritura era demótica, los jeroglíficos se usaban exclusivamente en ocasiones ceremoniales; incluso el literato solo podía descifrarlos en parte. Era mucho más exigente que el griego, el idioma de los negocios y la burocracia en la época de Cleopatra, que era fácil para un hablante egipcio. Es por eso que los egipcios aprendieron griego, sin embargo, era raro que un griego supiese egipcio. Se dice que Cleopatra conocía y entendía a la perfección el latín, aunque al principio de su carrera política, no lo hablaba.

 

¿Qué idiomas hablaba Cleopatra?

 

Griego: El griego es una lengua de una rama independiente de la familia de las lenguas indoeuropeas. Es la lengua oficial de Grecia y Chipre, y también una de las 24 lenguas oficiales de la Unión Europea. Las raíces griegas se utilizan a menudo para formar nuevas palabras en otras lenguas, especialmente en las ciencias exactas y la medicina; el griego y el latín son las fuentes predominantes del vocabulario científico internacional. Más de cincuenta mil palabras del inglés, por ejemplo, tienen su origen en el griego, así como en el portugués.

 

Egipcio: El egipcio es la lengua extinta originaria de Egipto y una rama de la familia de las lenguas afroasiáticas. Existen registros escritos de la lengua egipcia que se han datado en torno al 3400 a.C., lo que la convierte en una de las lenguas más antiguas de las que se tiene constancia. El egipcio se habló hasta finales del siglo XVI. La lengua nacional del Egipto moderno es el árabe egipcio, que lo sustituyó gradualmente y se convirtió en la lengua cotidiana en los siglos posteriores a la conquista musulmana de Egipto.

 

Arameo: El arameo era la lengua principal que hablaba Jesús y sigue siendo hoy la lengua materna de algunas pequeñas comunidades de Oriente Medio, especialmente en el interior de Siria. Su longevidad se debe a que fue escrita y hablada por los aldeanos cristianos que durante milenios habitaron las ciudades del norte de Damasco, capital de Siria, entre las que hay que reconocer los pueblos de Maalula y Yabrud, además de aquellos otros pueblos de Mesopotamia, como Tur’Abdin al sur de Turquía, hicieron que el arameo se siga hablando hasta nuestros días.

 

Árabe: El árabe pertenece a la familia de las lenguas semíticas, que a su vez conforman el tronco lingüístico afroasiático. El árabe tiene más hablantes que cualquier otro idioma de la familia de las lenguas semíticas, lo hablan más de 280 millones de personas como primera lengua en Oriente Medio, el sudeste asiático y el norte de África. Es la lengua oficial de 26 países, superada solo por el inglés y el francés, y la lengua litúrgica del Islam, ya que es la lengua en la que se escribió el Corán, el libro sagrado islámico.

 

Persa: El persa es una lengua del subgrupo lingüístico iraní, que a su vez pertenece a la rama indoiraní de la gran familia indoeuropea. Se habla principalmente en Irán y en la diáspora iraní, en Afganistán, donde se llama oficialmente darí, y en Tayikistán, donde se llama tayiko. El persa también es hablado por minorías en Irak, Uzbekistán, Turquía, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, entre otros países. El persa ha ejercido una influencia considerable en las lenguas vecinas, sobre todo en los turcomanos de Asia Central, el Cáucaso y Anatolia, las lenguas iraníes vecinas, así como el armenio, el árabe y otras. También ha influido en algunas lenguas del sur de Asia, sobre todo en el urdu, así como, en menor medida, en el hindi, el punjabi, el sindhi, el sylheti y el bengalí.

 

Etíope: La lengua etíope, también conocida como lengua amárica, es una lengua semítica del tronco lingüístico afroasiático. Es la lengua oficial de Etiopía, con unos 21 millones de hablantes nativos y no nativos. Es la lengua de trabajo oficial del país y de varios estados del sistema federal. Lo hablan como primera lengua los amharas y como lengua franca otras poblaciones que residen en Etiopía. El amárico es la segunda lengua semítica más hablada del mundo, después del árabe.

 

Comentarios (2):

  1. MARÍA HERNANDEZ

    25 de mayo de 2021 at 17:51

    Impresionante historia la de Cleopatra.

    Responder
    • Interleng

      9 de junio de 2021 at 15:50

      Gracias por tu aporte María.

      Responder

Y tú, ¿qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *