Volver al índice
CHARLES MICHEL DE L’ÉPÉE / INTERLENG TRADUCCIONES

CHARLES MICHEL DE L’ÉPÉE Y LA LENGUA DE SIGNOS

Charles Michel de l’Épée, es conocido como el “benefactor de la humanidad” por la Asamblea Nacional francesa y también como el padre de la educación pública para sordos. Una de las figuras más importantes de la historia para las personas sordas.

 

Aunque no padecía hipoacusia, se le considera un miembro ilustre de esta comunidad por haber contribuido de manera decisiva al acceso de las personas sordas a la educación pública y gratuita mediante el uso de la lengua de signos.

 

De l’Épée desarrolló, como pedagogo y logopeda, un método sistemático para enseñar a personas con discapacidad auditiva y un alfabeto manual, dándole el nombre de lengua de signos francesa, que se adaptó para la lengua de signos americana décadas más tarde.

 

 

Charles Michel de l’Épée nació el 24 de noviembre de 1712 en Versalles en una familia adinerada. Comenzó a estudiar como sacerdote en su adolescencia y, después de graduarse en Teología, a los 17 años, estudió derecho y se convirtió en abogado a los 21 años.

 

También estudió Filosofía y se doctoró, pero, debido a sus ideas progresistas, se le negó ser sacerdote por no refutar públicamente las ideas jansenistas, corriente católica popular en Francia en el siglo XVIII. Por este motivo, recibió únicamente el título de abad, lo que le permitió realizar algunas labores religiosas, como la tutoría de niños o la asistencia a familias adineradas como consejero espiritual.

 

De l’Épée orientó su vocación religiosa hacia las obras de caridad. Recaudó dinero para ayudar a los necesitados, aunque gran parte del dinero para los proyectos que emprendió provino de su propia fortuna familiar. Charles utilizó sus activos para integrar a las personas con discapacidad auditiva en la sociedad.

 

Las personas con discapacidad auditiva en ese momento tenían pocas oportunidades y no tenían instalaciones. Las supersticiones y los prejuicios estaban muy arraigados en Europa. Un ejemplo, es la afirmación del conocido filósofo griego Aristóteles que escribió en el 355 a. C. que los sordos eran incapaces de razonar, idea que duró más de un milenio como verdad absoluta. Afortunadamente, el doctor Girolamo Cardano, en 1500, demostró que los sordos, efectivamente, eran capaces de razonar. Aun así, en gran parte de Europa, las personas sordas estaban sujetas a decretos que les prohibían casarse, poseer propiedades o, en algunos casos, tener acceso a una educación mínima.

 

De l’Épée decidió abrir una institución para recibir a niños sordos e instruirlos en la enseñanza de la religión. En 1755, con financiación propia, fundó la Institution Nationale give Sourds-Muets en la capital francesa, llenando sus aulas de menores sordos que él mismo reclutó por toda la ciudad.

 

Su afirmación de que las personas sordas deberían aprender visualmente lo que otros adquieren escuchando fue la base de la educación sistemática para sordos.

 

De l’Épée ideó una serie de señales con las manos para el objetivo de las palabras francesas y un vocabulario basado en las raíces latinas de las palabras. Este sistema evolucionó hacia la lengua de signos francesa, y su éxito fue tal que sus hazañas educativas se extendieron por toda Francia y de allí a Europa.

 

En su escuela de París, el clérigo recibió a muchas personas de otros países europeos interesadas en su actividad. Varias de estas personas regresaron posteriormente a sus países de origen y fundaron escuelas similares y ampliaron su método de enseñanza.

 

De l’Épée fue una de las primeras personas en afirmar que los sordos eran ciudadanos con plenos derechos en la sociedad, según la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de Francia.

 

A pesar de todo lo que hizo, se le acusó de que sus alumnos no hacían más que aprender de memoria, sin una comprensión del idioma o la capacidad de construir oraciones por sí mismos. De l’Épée demostró que estas declaraciones eran erróneas, ya que Clement de la Pujade, uno de sus alumnos sordos, fue reconocido por su discurso de cinco páginas en latín y por su participación en un debate sobre la historia del pensamiento filosófico.

 

Su fama en vida fue tan grande que Luis XVI apoyó económicamente al instituto para sordos que dirigía, e incluso el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico José II visitó su escuela y le ofreció una abadía.

 

Charles Michel de l’Épée murió casi de indigencia el 23 de diciembre de 1789 en París. A pesar de su fama, terminó arruinado al usar todo su dinero para su causa. Sus alumnos dijeron que murió sin calefacción en su habitación para que pudieran tener luz en la de ellos. Fue enterrado en la iglesia de Saint-Roch, en París, y en 1838 se erigió un monumento de bronce sobre su tumba.

 

Después de su muerte, la escuela de l’Épée fue absorbida por el Gobierno francés y actualmente permanece abierta con el nombre de Institut National de Jeunes Sourds de Paris.

 

En 1966, el médico estadounidense Orin Cornett hizo una importante contribución a ese lenguaje, combinando el uso de señas con la lectura de labios.

Comentarios (2):

  1. Ester

    24 de septiembre de 2020 at 13:45

    Hola a todos, fantástica la historia tengo un sobrino con problemas auditivos y me he emocionado un poco al leerlo.

    Responder
    • Interleng

      9 de octubre de 2020 at 13:01

      Gracias Ester por tu comentario. Publicaremos más contenido de interés social como éste.

      Responder

Y tú, ¿qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *