Warning: Illegal string offset 'sfsi_plus_mouseOver' in /homepages/10/d613361008/htdocs/myblog/wp-content/plugins/Ultimate-Premium-Plugin/libs/sfsi_Init_JqueryCss.php on line 738
Volver al índice

¿SABÍAS QUE MUCHAS DE LAS PALABRAS QUE USAMOS LAS INVENTÓ SHAKESPEARE?

Casi todo el mundo ha oído hablar de Shakespeare, uno de los poetas más grandes, de los dramaturgos más influentes y de las figuras literarias más extraordinarias a lo largo de la historia. William Shakespeare fue un hombre polifacético y polifacético, era poeta, filósofo y actor y es cierto que fue un ingenioso erudito que escribió obras de teatro, poemas y sonetos. Escribió desde sonetos de amor hasta obras de teatro como «Romeo y Julieta» y «Hamlet», y su gran influencia en la literatura inglesa es innegable, supo cómo dejar su huella en el mundo. Se considera que William Shakespeare es uno de los genios de la literatura mundial, fue maestro de la dramaturgia y las letras y escribió treinta y siete obras de teatro y cinco libros de poesía. Se le conoce como el mejor escritor de todos los tiempos, sus obras han sido traducidas a los principales idiomas y se siguen representando en todo el mundo y en todo tipo de medios.

 

Sin embargo, William Shakespeare no únicamente fue un poeta, también era un apasionado del lenguaje y lo más curioso es que , en el siglo XVII, el escritor creó 1750 palabras artísticas y todavía hoy se descubren más, lo que sugiere que creó más de una al día a lo largo de su vida. Fue un creador de palabras, ¡eso mismo! La lengua inglesa no sería la misma sin Shakespeare, inventó palabras y expresiones que incorporó en sus obras de teatro y que hoy en día se utilizan mucho a nivel coloquial. Sus neologismos, que generalmente iban acompañados de su significado en las notas al pie de página, eran tan buenos que actualmente son palabras cuotidianas en inglés. Además, sus escritos inspiraron a muchos escritores famosos que y han agregado riqueza a nuestra forma de hablar y escribir, no únicamente en inglés, sino incluso en español y portugués.

 

Lo más probable es que, si has leído a Shakespeare en algún momento de tu vida, sin duda te has topado con una enorme cantidad de palabras que debes saber que el propio Shakespeare en realidad creó. El secreto del éxito de la mayoría de estas palabras es que son una combinación de palabras preexistentes, lo que facilita deducir el significado. El famoso dramaturgo inglés vivió en el lejano siglo XVI, pero su influencia en el lenguaje es tal que se extiende mucho más allá de ese período de tiempo y entra directamente en la era moderna.

 

Por ejemplo, si te gusta beber «leche desnatada», agradece al escritor esta descripción, ya que el término se usó originalmente en «Enrique IV», 1ª parte, escrito en 1597. En la trama, Hotspur, el personaje que es un noble inglés, utiliza la frase «un plato de leche desnatada» para describir a un cobarde percibido en el Acto II, Escena III.

 

Otro ejemplo podría ser cuando ves el día «amanecer», ya que la palabra se usó por primera vez en una secuela de «Enrique IV» y «Enrique V», escrita alrededor de 1599. En el libro, el personaje Enrique se refiere al término en uno de sus muchos monólogos sobre la guerra.

 

El autor de «Romeo y Julieta» también inventó palabras como «asombro», «insinuación», «asesinato», «solo», «globo ocular», «ridículo» y «majestuoso». ¿Alguna vez has imaginado el mundo sin «colisión», «prisa» o «crítica»? Pues estos también son términos shakespearianos que son parte fundamental de nuestro lenguaje actual.

 

Algunas otras de las palabras y expresiones inventadas por este admirable escritor son:

 

«Addiction» que significa alguien que es física o psicológicamente dependiente de alguna sustancia. En español, podemos usar el término adicción y adicto para reemplazar el adjetivo viciado, que tiene un carácter peyorativo.

«Bedazzled» que puede traducirse fascinado o deslumbrado;

«Cold-blooded», que puede designar tanto a un animal de sangre fría, como los reptiles, como a un ser humano cruel e indiferente a las emociones;

«Break the ice» o «romper el hielo» que se refiere a lo que hablamos para aliviar tensiones y silenciar en una conversación.

«Arch-villain» o «Archivillano» de «Timón de Atenas», acto V, escena I. Aunque «villano» ya formaba parte del inglés, Shakespeare añadió el prefijo «arque» para hacer que esta palabra fuera más grande y peor que antes y trajo un nuevo nivel de maldad a la palabra «villano».

«Bedazzled» o «Estupefacto» de «La fierecilla domada», acto IV, escena V. La próxima vez que te maquilles o te vistas para salir de noche, recuerda que Shakespeare creó la palabra para impresionar mucho a alguien con brillantez o habilidad.

«Eventful» o «Muy ocupado» de: «Como gustéis», acto II, escena VII. Shakespeare escribió esta palabra con el significado de «lleno de cosas que hacer», para usarla en la frase «historia llena de eventos», pero probablemente también podrías usarla para un día ocupado, ¿verdad?

«Cold-blooded» o «Sangre fría» de «El rey Juan», acto III, escena I. Probablemente hayas oído hablar del término «asesinato a sangre fría», pero probablemente no sabías que fue Shakespeare quien inventó el complemento «a sangre fría» para indicar a alguien que no tiene emociones.

«Inaudible» o «Inaudible» de «A buen fin no hay mal principio», acto V, escena III. Uno de los trucos favoritos de Shakespeare cuando se trataba de crear nuevas palabras era sencillamente agregar un prefijo a una palabra existente. ¡En este caso agregó un prefijo negativo a la palabra «audible» y listo, nació «inaudible»!

«Manager» de «El sueño de una noche de verano», acto V, escena I. ¿Te han contado a la hora del café el último cotilleo del «gerente» de tu empresa? Bueno, pues si no fuera por Shakespeare, estos momentos en el trabajo no serían los mismos.

«Swagger» o «Arrogancia» de «Enrique V», acto II, escena IV y «El sueño de una noche de verano», acto III, escena I. ¿Conoces a esa persona que camina y se detiene con mucha confianza y que suele ser engreída, arrogante o agresiva? Shakespeare creó una palabra en inglés que la define.

Y tú, ¿qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.